miércoles






Mira el ojo
y avanza y 
              en su vaivén 
destierra su prisión de párpado,
su velo de párpado sobre párpado
en temblor de alas.

Cada ojo es un caballo de dolor antagónico.

           Un dolor blanco es veladura de piel descascarillada
que se deshila en cables de tela de araña
y se enrosca y serpentea
bajo el puente en el lecho del pubis
entre los ligueros de blanco
           pudor de novia
que en su fingimiento
es
           cien veces desposada
y cien veces se entrega
a lo conocido
y en su perseverancia lunar
hace cien veces el amor
y cien veces viejo el amor
y cien veces blanco                el amor
se hace invierno
y en su hibernar la piel desnuda
duerme el hambre para que cese
duerme el fruto y aguarda
           una fisura en la carne de sus ramas
y en sus venas de raíz profunda
           y en su fluir blanco
encuentra a destiempo
           una blanca sed de savia.

Un dolor negro es el cielo del ciego       pañuelo que viste de piel de mortaja
                         el  impermeable esputo de los condenados.

Insiste la noche en su deforestación negra.
Insiste y persevera en sofocar
                                               toda sombra
nacida réplica del suelo ronco de los zapatos. Cada parcela desnuda de nieve en 
un tablero de ajedrez
                                 es negra, negra es
la bilis del que despierta
gusanos de tristeza parasitaria
y dulcemente se deja caer.


Mira el ojo
 y avanza y 
               en su vaivén
destierra su prisión de párpado                    su velo de párpado sobre párpado
                                                       profanado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada